domingo, 12 de agosto de 2012

de aceptación

No sé de qué me extraño si lo primero -y lo último- que me enseñaste es que no hay nadie imprescindible. Nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario